Equipo Jurídico Pueblos

Equipo Jurídico Pueblos

miércoles, 23 de agosto de 2017

TORTURA Y DETENCIÓN ARBITRARIA EN YONDÓ - ANTIOQUIA

Yeiner Zapata
El 20 de agosto de 2017, sobre las 11:20 de la mañana, en el punto conocido como La Ye de la Vereda Las Lomas perteneciente al Corregimiento del Tigre del municipio de Yondó - Antioquía, fue detenido arbitrariamente y torturado por el Ejercito Nacional y hombres de civil el joven campesino YEINER ALEXANDER ZAPATA RESTREPO de 20 años de edad, a quien señalaron injustamente de pertenecer a la insurgencia del Ejército de Liberación Nacional

Antes de la aprehensión ilegal miembros del Ejército Nacional realizaron disparos, a una distancia de 100 metros de donde se encontraba YEINER con dirección hacia él; luego se acercaron cuatro sujetos de civil con armas cortas, quienes sin identificarse, toman al joven y lo golpean fuertemente “…me tiraron contra la pared y tengo una herida en la frente, me dieron puño en la cara, en la oreja, me sacaron el aire, me dieron pata y puño en las costillas y en las piernas, argumentando que era para que no corriera. Había un sujeto alto y de contextura gruesa, era zarco y corte militar, pelo castaño, el otro era moreno como aindiado, de contextura gruesa. Uno de ellos que era mono dijo que si no hablaba me iban a pegar un tiro en la pierna para que hablara”.

Hacia las 12:38 pm llegó otro hombre vestido de civil con un chaleco de la policía, junto con tres más que portaban armas largas manifestaron que provenían de Bogotá, pero que sería el Ejército Nacional el que daría el positivo. Mientras lo golpeaban los agentes de civil le decían que cogiera un arma que le iban a colocar y que corriera para matarlo. “Uno de ellos me decía que hablara y me daban beneficios, porque un tal “DUVAN” se iba a desmovilizar y me iba a señalar y que mejor hablara ya”

Aproximadamente a las 12:45 le manifestaron a YEINER que tenía una orden de captura en su contra y que debía firmarla “…yo estaba mal de la golpiza que me habían dado, más adelante resulté firmando el acta de buen trato, nunca me dijeron qué era esa acta, pensé que era por lo del celular; me hicieron firmar un acta que dice que me incautaron un arma y uniformes, pero eso no es así”, sin embargo aclara que el contenido del documento es falso. “Ellos dicen que yo estaba de vigilante en la Ye, y que los otros le dispararon y ellos reaccionan, que yo huía y que por eso tocó usar la fuerza y que por eso me golpearon…”

Los sujetos de civil que participaron en la detención arbitraria presentaron un informe en el que indican que incautaron tres bolsos en la casa donde realizaron el procedimiento. Supuestamente uno de Yeiner y los otros dos “de los sujetos que huyeron”; información que tampoco corresponde a la realidad.

“Me hicieron parar frente a una pared esposado, sin ningún elemento, me suben a la camioneta y cinco minutos después me sacan de la camioneta y ya habían extendido todos esos elementos que aparecen en la foto, yo me rehusé y entre dos policías me toman de las manos y me sacan obligado y me colocan para la foto, me rehusé, pero me obligaron”.

Luego, el funcionario responsable de “legalizar” la captura recriminó a los demás por qué no lo había matado y comenzaron de nuevo a golpearlo. Durante el traslado hacia Barrancabermeja, en una camioneta, uno de los agresores intimidó al joven detenido manifestándole que él sería enviado a Palogordo donde ellos tenían una gente para que “lo hundan y le den duro por no hablar”; luego le recomendaban que lo mejor era “hablar”

Lo llevaron al Hospital Regional del Magdalena Medio (y no al Instituto Nacional de Medicina Legal) donde fue atendido por una profesional joven quien no dejó registro de las lesiones, razón por la que con posterioridad y con el propósito de dejar evidencia de su estado de salud, una vez en libertad solicitó la valoración médica, dejándose consignado en su historia clínica lo siguiente:

“…Lesiones de la encía y de la zona edentula asociadas con traumatismo…otros traumatismos superficiales de la pared posterior del tórax…fractura de costilla…traumatismo del riñón…”

Durante el tiempo que duró detenido, no le quitaron las esposas ni siquiera para comer. Ante las irregularidades presentadas durante el procedimiento de captura, la Juez Tercero Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Barrancabermeja, la declaró ilegal “por no encontrarse ajustada a la normatividad constitucional”

La madre del joven denunció ante el Equipo Jurídico Pueblos: “A mi hijo siendo menor edad cuando tenia 14 años el ejercito me le quiso hacer un montaje judicial, en la vereda La Poza… en ese momento no lo denunciamos por miedo, pero la comunidad si se movilizó para evitar el montaje, en esa época hubo enfrentamientos del ejercito y tenían un morral, y se colocaron a mi hijo y le dijeron colóquese el morral y corra, el no lo hizo y la comunidadpor eso reacciona y no permiten esto, razón por la cual el ejercito lo soltó, porque el pueblo se movilizó”

Estos hechos demuestran que en Colombia, la tortura sigue siendo una realidad y que urgen mecanismos para prevenirla y sancionarla severamente. A pesar de los compromisos internacionales del Estado, muchos factores continúan confluyendo para que esta práctica criminal quede en la impunidad; entre ellos, la falta de capacitación o en el peor de los casos, la complicidad del personal médico, que sigue sin aplicar el protocolo de Estambul cuando están en presencia de situaciones, como las aquí denunciadas, que ameritan una intervención especializada y oportuna.

A su vez, lo ocurrido a YEINER ALEXANDER ZAPATA, sigue evidenciando el abuso del poder judicial para mostrar aparentes resultados en la persecución contra la insurgencia; con el cual se afecta a la población de zonas rurales del país donde ésta tiene presencia. Una práctica de vieja data que pareciera normalizada con el innegable concurso de los medios masivos de información, que trasmiten como cierta la versión de quienes cometen este tipo de violaciones graves a los derechos humanos.

La tortura y la persecución mediante la detención arbitraria son Crímenes de Lesa Humanidad y expresiones del terrorismo de Estado; política que debe erradicarse de las doctrinas militares y prácticas judiciales que demuestran que bajo el pretexto del conflicto armado se continúa cometiendo graves violaciones a los derechos humanos; por tanto, los máximos responsables de estos hechos deben ser separados de sus cargos de manera inmediata y sancionados penal y disciplinariamente.

22 de agosto de 2017

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario